10 beneficios de la actividad física en personas mayores

Sabemos que la actividad física adaptado a nuestras capacidades nos aporta beneficios directos sobre la salud física y mental y debe tener presencia en cualquier estilo de vida siempre que sea posible.

Hoy vengo a hablaros de los importantes beneficios que tiene la actividad física sobre la salud de las personas mayores.

¿Por qué es importante la actividad física en personas mayores?

Muchas veces, a consecuencia de una dolencia, hábitos sedentarios o una errónea creencia de exceso de fragilidad en sus cuerpos, les empuja a pensar que el ejercicio físico es una actividad que no está hecha para ellos o que aumenta la probabilidad de sufrir una lesión. Pero nada más lejos de la realidad.

A medida que los años pasan, nuestras capacidades funcionales y motoras disminuyen, dando lugar a un estilo de vida sedentario, en el que la pasividad gobierna nuestro día a día y nos convierte sin darnos cuenta en personas menos autónomas, pudiendo esto favorecer el aislamiento y generándose un bucle de decadencia anímica y corporal.

Lo positivo es que las consecuencias negativas del envejecimiento pueden ser frenadas e incluso revertidas gracias al ejercicio físico adaptado a las capacidades de cada persona.

10 Beneficios del ejercicio físico en mayores

1 Minimiza el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas

No solo mejora el estado de salud de las personas que puedan llegar a padecer enfermedades cardiovasculares, sino que también nos ayuda a evitar la aparición de estas.

2 Reducimos en riesgo de caídas

Al aumentar la fuerza, equilibrio y coordinación en las miembros inferiores, contribuimos en la disminución del riesgo de caída y fracturas.

3 Disminución de dolores de espalda o articulares

Gracias al poder analgésico de la práctica de actividad física, nos beneficiamos de su capacidad para reducir dolores que muchas veces son ocasionados por una debilidad muscular en determinada zona, rigidez articular, sedentarismo o un pobre riego sanguíneo.

4 Bienestar emocional

La práctica de actividad física regular es un apoyo a tener en cuenta a la hora de afrontar problemáticas como la depresión y la ansiedad, muy frecuentes en la vejez. Asimismo, sentir de nuevo la funcionalidad del cuerpo y recuperar la autonomía que estábamos perdiendo, aumenta nuestro bienestar emocional y nos permite conectar con nuestro sentido vital.

5 Fortalecer la masa muscular

Más allá de que nos quede mejor la ropa, estaremos reforzando uno de los mayores protectores de nuestro esqueleto y órganos, la musculatura. También, gracias a un aumento y tonificación de esta, podremos acelerar nuestro metabolismo basal, ayudando así a nuestro cuerpo en un sinfín de procesos metabólicos.

6 Disminuye el insomnio

Mejora nuestros patrones del sueño gracias a un balance energético y a la demanda a nivel neuromuscular que solicita la actividad física.

7 Fortalece tu sistema inmune

Son muchos los estudios que nos cuentan que el ejercicio físico moderado nos ayuda a mejorar el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Desde la barrera al crecimiento bacteriano a la disminución de cortisol (hormona que mantenida en el tiempo genera una bajada en nuestras defensas).

8 Evita la soledad y ayuda a socializar

La soledad se ha convertido es una de las grandes enemigas de nuestros mayores, ya que es uno de los orígenes del malestar emocional tan asociado a la vejez. Para las personas es fundamental poder compartir nuestras inquietudes, expresar nuestras emociones y entregar y recibir afecto, por ello, estos pilares no deberían faltar en ningún periodo de nuestra vida.

9 Ayuda con enfermedades neurodegenerativas

El ejercicio físico, es un potente neuroprotector que nos ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas, así como a mejorar la sintomatología una vez se ha desencadenado. Algunas demencias, como las cerebrovasculares y el Alzhéimer en personas con edad avanzada, son favorecidas por un estado de inactividad prolongado.

10 Acelera tu tasa metabólica basal.

Debido a la fabricación o al mantenimiento de la masa muscular, aumentamos la tasa metabólica basal o al menos frenamos su curva para poder mantenernos en un peso saludable con menos esfuerzo. Por todas estas razones, es importante contar con profesionales y servicios especializados en un correcto abordaje de los signos del envejecimiento como hacemos en nuestras Clases de Pilates online o en Pilates personalizado para dolor de espalda.

Deja un comentario