Programa de envejecimiento positivo

No te detienes porque envejeces, envejeces porque te detienes

Hemos creado con toda nuestra ilusión y conocimientos este programa dedicado al envejecimiento positivo, cuyo principal objetivo es que tus mayores se sientan acompañados y día tras día aumenten su autonomía, su fortaleza física y su bienestar psicológico. Este programa ha tenido en cuenta los factores necesarios para fomentar la longevidad, término que hace referencia no solo a vivir más, sino a vivir mejor, con plenitud y salud.

Tal como reflejan la filosofía y los valores de EmocionAgil resultan fundamentales para nosotros, aspectos como el bienestar integral, la búsqueda del sentido vital, así como el poder aportar nuestro valor al mundo. Todo esto parece estar al alcance de todos, pero existen colectivos para los que sus circunstancias pueden interferir con estos objetivos y nosotros queremos estar a su lado, para que su salud no sea una opción, sino una realidad.

¿Cómo ayudaremos a tus mayores?

Recuperar la fuerza, el equilibrio y la movilidad

Evita el riesgo de caídas o de accidentes provocados por una falta de fuerza o equilibrio.

Sabemos que mejorar el equilibrio y la capacidad para ajustar y adaptar los movimientos de nuestros mayores favorecen una mayor longevidad, menor riesgo de sufrir caídas, lesiones y enfermedades cardiovasculares y neurológicas. Por ello, incluir ejercicios terapéuticos basados en el método Pilates y adaptados a las capacidades y posibilidades de cada persona y encaminados a la mejora de fuerza, movilidad y equilibrio será crucial para un envejecimiento positivo.

Además, al verse incrementados los niveles de fuerza, estaremos no solo frenando la sarcopenia (pérdida de masa muscular a consecuencia del envejecimiento), sino que también estaremos ganando masa muscular (biomarcador de longevidad). La pérdida de masa muscular y de fuerza se traducen en dolor de espalda, dolores articulares, falta de energía y aumento de peso.

Tener una adecuada masa muscular protege nuestro esqueleto como si de un embalaje se tratase, permitiendo que caídas ocasionadas por una baja capacidad de equilibrio, de reacción o de fuerza no desemboquen en fracturas, lesiones o mortalidad. Este aspecto cobra mayor importancia en nuestras mayores, ya que, con la llegada de la menopausia, aumentan las posibilidades de sufrir osteoporosis (disminución de la densidad de masa ósea) y con ello, el riesgo de fractura se dispara.

Gracias a la actividad física y a un mecanismo llamado mecanotransducción (movimiento y trabajos de fuerza), estimulamos entre otros, la regeneración celular y el fortalecimiento de nuestros huesos.

Menos dolor y más movilidad articular

El ejercicio físico es una potente herramienta que contribuye a la reducción de biomarcadores asociados al dolor, la inflamación y al estrés oxidativo, incrementando la respuesta antiinflamatoria, analgésica y antioxidante.

Se estima que aproximadamente, el 42% de los mayores de 65 años tiene limitaciones para la realización y desarrollo de actividades cotidianas, lo que se traduce como un deterioro en la autonomía de nuestros mayores.

Si combinamos el poder analgésico que nos ofrece la actividad física con un programa basado en el método Pilates y, minuciosamente diseñado para ganar mayores rangos de movilidad articular como ofrecemos en Pilates para dolor de espalda, estaremos generando una mayor autonomía, más confianza en ellos mismos y bienestar tanto corporal como emocional.

Freno del deterioro cognitivo y aumento del bienestar emocional

El ejercicio físico no tiene efectos únicamente sobre la salud y la funcionalidad muscular, articular y ósea, sino que también genera beneficios fundamentales y significativos sobre nuestro cerebro, tanto en nuestras funciones cognitivas como en nuestro bienestar emocional. Cuando hablamos de vejez, uno de los aspectos más temidos es el deterioro cognitivo asociado a la aparición de enfermedades neurodegenerativas como la demencia, el Alzheimer o el Párkinson. Estas enfermedades pueden hacer que nuestro familiar mayor vaya perdiendo poco a poco el contacto con la realidad, pierda más y más su autonomía y vea muy deterioradas sus capacidades físicas, volviéndose lejanos el bienestar y la felicidad, tanto de esta persona como la de sus seres queridos.

Tenemos la suerte de que la ciencia avala al ejercicio físico como un aliado fundamental y eficaz para frenar o mejorar estos signos tan limitantes del envejecimiento, de hecho, recientes estudios señalan su fuerte valor neuroprotector. El ejercicio físico es capaz de generar cambios en estructuras cerebrales que resultan vitales para la capacidad de memoria y el aprendizaje, pudiendo frenar o disminuir los efectos negativos del envejecimiento y las enfermedades neurodegenerativas.

Además del deterioro de las funciones cognitivas, el envejecimiento trae consigo una serie de problemáticas a nivel emocional facilitadas por la soledad, la pérdida del sentido vital y la aparición de la enfermedad y la dependencia. Es por ello, que son esenciales servicios de acompañamiento y tratamiento psicológico que trabajen y prevengan problemáticas como la depresión y la ansiedad y que favorezcan las emociones positivas y el establecimiento de metas vitales.

Para nuestro equipo, el envejecimiento es una etapa con mucha vida y posibilidades, aunque se pueda creer lo contrario, solo es necesario un ingrediente fundamental que es precursor de otros mucho estados positivos, la salud. La salud es vida, es movimiento, es creatividad, es ilusión, y por ello, es fundamental potenciar la salud mental de nuestros mayores y las emociones positivas, la inteligencia emocional y el compromiso con un sentido vital que nos haga levantarnos y caminar, ya que son factores de protección contra la enfermedad, el deterioro y el dolor.

Tener en cuenta todos estos factores y saber que existen formas de prevenirlos y de tratarlos una vez aparecen, nos permite actuar de manera temprana y darles lo mejor a nuestros mayores. Así, ellos podrán volver a disfrutar de su vida, sus familiares, sus nietos, su pareja o sus amigos a la par que su entorno podrá recibir toda la alegría y el cariño que nos pueden aportar.

En resumen, los beneficios de este programa son:

Aumento de la longevidad y la autonomía

Disminución del dolor muscular y articular

Ganancia de fuerza y de masa muscular

Menor riesgo de caídas gracias a la mejora de equilibrio

Frenar la pérdida de masa muscular y osteoporosis.

Aumento de energía

Fortalecimiento del sistema inmune

Freno del deterioro cognitivo

Bienestar emocional y fuerte sentido vital

Mayor tranquilidad y bienestar de los familiares

¿Qué incluye?

Programa de envejecimiento positivo

520€
460€
Al mes

Psicoterapia individual a domicilio (4 sesiones de 1 hora/mes) valoradas en 240€

Programa de entrenamiento para envejecimiento positivo a domicilio (8 sesiones presenciales de 1 hora/mes) valoradas en 280€

Primera sesión de prueba totalmente gratuita

* La recuperación física requiere de paciencia y persistencia, por lo que si deseas que tu mayor avance más rápidamente podrás solicitar más sesiones de entrenamiento personal recibiendo un 15% de descuento en cada sesión extra que contrates.

Déjanos un mensaje